As "humanizacións" de Vigo

Levamos máis de catro anos embarcados nun proceso de "humanización" das rúas da nosa cidade. Para os que non esteades familiarizados con este termo, os políticos vigueses utilízano para designar un proceso expansivo consistente basicamente en variar a relación entre a superficie dedicada á calzada e á beirarrúa, favorecendo a esta última na reforma.
Dicimos expansivo porque este proceso se inicia nas rúas máis céntricas da cidade, nas que os locais comerciais teñen un valor de explotación máis alto; e se vai estendendo afectando fundamentalmente aos chamados "viveiros de votos", que varían coa cor política do goberno vixente.
Queremos salientar varias cuestións que nos parecen problemáticas no xeito de acometer estas reformas:
A cuestión económica: en boa parte destas reformas véñense empregando materiais supostamente "nobres": granito "do país" (aínda que realmente se traia de Portugal para abaratar custes), granito rosa porriño, así coma outras especies de pedra de distintas orixes para os pavimentos; farois de aceiro inoxidable ou de imitación antigos; maceteiros de grandes dimensións de aceiro e granito; etc. A utilización destes materiais e acabados supón un custe por m2 que duplica os valores de solucións tecnicamente (e esteticamente) iguais ou mellores como as que utilizan os nosos veciños do resto de Europa: beirarrúas de formigón ou asfalto coloreados, escavas sinxelas de fundición, farois convencionais de aceiro galvanizado, etc.
A concentración do gasto nestas rúas deixa desatendidas o resto de rúas da cidade, moitas delas con beirarrúas de hai máis de vinte anos completamente deterioradas, ou mesmo sen elas.
A cuestión espacial: Unha das cousas que máis nos sorprende é que se utilice o ancheado das beirarrúas coma escusa cando o resultado final conta cun ancho útil mermado pola aparición de parterres, maceteiros, escavas para árbores sobreelevadas, etc. A sección útil de circulación para peóns redúcese para "decorar" a rúa; despois de ter levado ao mínimo a sección útil de circulación e estacionamento de vehículos (sen propor ningunha solución neste sentido: aparcamentos disuasorios unidos a un transporte público de calidade, carrís bici, etc).
A cuestión ecolóxica: Analizamos dous factores diferentes: o solo e a dispersión de vexetación.
Son moitos os estudos que nos falan do dano que lle estamos facendo ao subsolo das nosas cidades, e a longo prazo a nós mesmos. Con cada reforma sucesiva do solo das nosas cidades, imos evolucionando cara a unha superficie continua e lisa, ou sexa: impermeable. Chamados polas queixas dos tacóns, pola presenza de liques nas xuntas, pola incomodidade dos pavimentos irregulares; búscase unha superficie "técnica", botan unha capa de formigón a todo; secando o terreo, impedindo a drenaxe natural e favorecendo, en última instancia, a escorrentía da auga en vez de o filtrado da mesma levando as grandes inundacións que se producen cada vez con máis frecuencia.
Respecto ao outro factor, non nos parece unha boa idea a dispersión de vexetación: unha árbore cada 4 metros en rúas estreitas, tapando a luz dos farois, estreitando o paso; un arbusto nunha illa antes da rotonda, impedindo a visibilidade; un parterre non accesible onde había un espazo de estar; ou MACETAS PARA AGOCHAR OS CONTEDORES DE LIXO (¡arredemo!) Dispersamos a vexetación por toda a cidade en vez de xenerar espazos públicos de calidade concentrando os esforzos alí onde si hai sitio.

En definitiva, consideramos que, como xa todos sabedes; se está levando a cabo unha re-decoración continua das rúas en vez de solucionar os problemas de fondo con racionalidade funcional e un toque de modernidade.
Vivimos nunha cidade: a proba viva da modernidade. En tódalas etapas da historia se fixo funcional, ao xeito de cada época; e polo tanto, fermosa. Algúns pensan agora que un contedor de lixo é feo, ou que un farol de autoestrada é menos estético. O contedor é necesario, e ten que cumplir a súa función, igual ca un coche; así como o importante dun farol e que alumee cara abaixo, non ás fachadas dos edificios como fan os de imitación clásica.
Apostamos pola funcionalidade coma obxectivo das reformas, e esa mesma funcionalidade será a que faga máis bela a nosa cidade.

Llevamos más de cuatro años embarcados en un proceso de "humanización" de las calles de nuestra ciudad. Para los que no estéis familiarizados con este término, los políticos vigueses lo utilizan para designar un proceso expansivo consistente básicamente en variar la relación entre la superficie dedicada a la calzada y la acera, favoreciendo a esta última en la reforma.
Decimos expansivo porque este proceso se inicia en las calles más céntricas de la ciudad, en las que los locales comerciales tienen un valor de explotación más alto; y se va extendiendo afectando fundamentalmente a los llamados "viveros de votos", que varían con el color político del gobierno vigente.
Queremos hacer hincapié en varias cuestiones que nos parecen problemáticas en el modo de acometer estas reformas:
La cuestión económica: En buena parte de estas reformas se vienen empleando materiales supuestamente "nobles": granito del "pais" (aunque realmente se traiga de Portugal para abaratar costes), granito rosa porriño, así como otras especies de piedra de distintos orígenes para los pavimentos; farolas de acero inoxidable o de imitación antiguos; maceteros de grandes dimensiones de acero y granito; etc. La utilización de estos materiales y acabados supone un coste por m2 que duplica los valores de soluciones técnicamente (y estéticamente) iguales o mejores como las que utilizan nuestros vecinos del resto de Europa: aceras de hormigón o asfalto coloreados, alcorques sencillos de fundición, farolas convencionales de acero galvanizado, etc.
La concentración de gasto en estas calles deja desatendidas al resto de calles de la ciudad, muchas de ellas con aceras de hace más de veinte años completamente deterioradas, o incluso sin ellas.
La cuestión espacial: Una de las cosa que más nos sorprende es que se utilice el ancheado de las aceras como excusa cuando el resultado final cuenta con un ancho útil mermado por la aparición de parterres, maceteros, alcorques sobreelevados, etc. La sección útil de circulación para peatones se reduce para "decorar" la calle; despues de haber llevado al mínimo la sección útil de circulación y estacionamiento de vehículos (sin proponer ninguna solución en este sentido: aparcamientos disuasorios unidos a transporte público de calidad, carriles bici, etc).
La cuestión ecológica: Analizamos dos factores diferentes: el suelo y la dispersión de vegetación.
Son muchos los estudios que nos hablan del daño que le estamos haciendo al subsuelo de nuestras ciudades, y a largo plazo a nosotros mismos. Con cada reforma sucesiva del suelo de nuestras ciudades, vamos evolucionando hacia una superficie continua y lisa, o sea: impermeable. Llamados por las quejas de los tacones, por la presencia de líquenes en las juntas, por la incomodidad de los pavimentos irregulares; se busca una superficie "técnica", echan una capa de hormigón a todo, secando el terreno, impidiendo el drenaje natural y favoreciendo, en última instancia, la escorrentía del agua en vez del filtrado de la misma llevando a las grandes inundaciones que se producen cada vez con más frecuencia.
Respecto al otro factor, no nos parece una buena idea la dispersión de la vegetación: un arbol cada 4 metros en calles estrechas, tapando la luz de las farolas, estrechando el paso; un arbusto en una isleta antes de la rotonda, impidiendo la visibilidad; un parterre no accesible donde había un espacio de estar; o MACETAS PARA ESCONDER LOS CONTENEDORES DE BASURA (¡madre mía!). Dispersamos la vegetación en vez de generar espacios públicos de calidad concentrando los espacios allí donde sí hay sitio.

En definitiva, consideramos que, como ya todos sabéis; se está llevando a cabo una redecoración continua de las calles en vez de solventar los problemas de fondo con racionalidad funcional y un toque de modernidad.
Vivimos en una ciudad: la prueba viva de la modernidad. En todas las etapas de la historia se hizo funcional, al modo de cada época; y por lo tanto, hermosa. Algunos piensan ahora que un contenedor de basura es feo, o que una farola de autopista es menos estética. El contenedor es necesario, y tiene que cumplir su función, igual que un coche; así como lo importante de una farola es que alumbre hacia abajo, no a las fachadas de los edificios como hacen los de imitación clásica.
Apostamos por la funcionalidad como objetivo de las reformas, y esa misma funcionalidad será la que haga más bella nuestra ciudad.


© Todos os dereitos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario